masqueaire.com - aire acondicionado, climatización, calefacción, domótica, energía solar y eólica. Noticias, novedades y ofertas
Inicio masqueaire Canales masqueaire Tienda masquaire Guía de compra Extranet Contacta con nosotros
masqueaire.com - aire acondicionado, climatización, calefacción, domótica, energía solar y eólica. Noticias, novedades y ofertas Canales de información masqueaire
masqueaire » Canales
Canales masqueaire.com - aire acondicionado, climatización, calefacción, domótica, energía solar y eólica. Noticias, novedades y ofertas
Domótica   Domótica
Energía Solar   Energía Solar
Energía Eólica   Energía Eólica
Medio Ambiente   Medio Ambiente
Biomasa   Biomasa
Aire Acondicionado   Aire Acondicionado
Formación   Formación
Climatización Industrial   Climatización Industrial
Calefacción Industrial   Calefacción Industrial
Buscar en Canales
Buscar
Atención al cliente. Llámanos de lunes a viernes de 9:00h. a 14:00h. 91 666 49 63
¿Quiere recibir nuestro boletín?
Email:
Buscar
Acceso Clientes
email:
Contraseña:
Entrar
Registro
Políticas de eficiencia energética en España.
02/10/2007
Como consecuencia de la crisis energética de los años setenta y ochenta, la energía se empezó a considerar estratégica dentro de las políticas de los países occidentales.
Origen del problema energético.



Como consecuencia de la crisis energética de los años setenta y ochenta, la energía se empezó a considerar estratégica dentro de las políticas de los países occidentales. Varios fueron los objetivos que desde entonces han primado en todo lo concerniente a la política energética de un país, aunque no en todos ha tenido el mismo peso.

Asegurar el suministro como principio básico de servicio a la sociedad así como no poner barreras energéticas al crecimiento económico han resultado ser el objetivo primordial fruto de dicha política. A la sombra de este objetivo principal, apareció otro secundario de principal importancia, sin el cual asegurar el suministro en un país podría comprometerse: reducir la dependencia energética del exterior.

Sin embargo, las políticas energéticas en países como España no fueron lo sufiencientemente eficientes en este aspecto, resultado en una cada vez mayor dependencia energética. El fuerte desarrollo económico y social de España en los años ochenta y noventa elevó esta tasa de dependencia energética. El fuerte desarrollo económico y social de España en los años ochenta y noventa elevó esta tasa de dependencia energética del exterior, llegando a sobrepasar en la actualidad el 80% de la dependencia energética de nuestro país del exterior.



Redefinición del problema energético: el cambio climático.



Al amparo de esta situación e impulsada aún más por el cambio climático, considerado por la Unión Europea como un problema prioritario, surgen desde Europa una serie de actuaciones encaminadas a la consecución de nuevos objetivos energéticos para la Europa del nuevo siglo; reducir la dependencia energética del exterior, combatir el problema ambiental y mejorar la estructura y el funcionamiento de los mercados energéticos interiores. Estos son los tres principios básicos siempre al amparo del objetivo principal de asegurar el suministro de todos los sectores de la sociedad.

Para materializar esta política energética europea se plantean actuaciones materializadas en dos líneas principales. La primera es la diversificación de las fuentes de energía. Los distintos estados miembros ya llevan años aplicando esta línea mediante el fomento de las energías renovables o el desarrollo de fuentes energéticas alternativas al petróleo y el gas.

La segunda, y no por ello menos importante, es la reducción de los consumos energéticos promoviendo el ahorro y la eficiencia energética, obteniendo además una mayor competitividad de nuestros productos.

Respecto a las energías renovables, nuestro país viene realizando un esfuerzo en los últimos años que nos ha llevado a desempeñar papeles de liderazgo en este ámbito. Líderes en energía eólica y en energía solar fotovoltaica, año a año se aumenta la capacidad de cobertura de las necesidades energéticas con este tipo de fuentes. Sin embargo, algunos factores como el fuerte aumento de la demanda energética así como la baja hidraulicidad de los últimos años, frenan este esfuerzo. De esta manera, en términos relativos, la producción de energías renovables no aumenta, manteniéndose en un 6%.



El ahorro energético.



La otra línea fundamental de la que hablábamos es quizá la menos conocida, pero no por ello la menos interesante. Se trata de la reducción de los consumos. Gran parte de las políticas nacionales en este ámbito surgen de la Directiva Europea 2002/91/CE del Parlamento Europeo. De manera más detallada, se comentarán las líneas más importantes abiertas en los últimos años encaminadas al fomento del ahorro y la eficiencia energética.


Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética en España 2004-2012.



Aprobada en 2003, define las líneas fundamentales a desarrollar con el fin de mejorar la eficiencia energética en nuestro país. Se materializa gracias al Plan de Acción 2005-2007, mediante el cual se fijan los plazos, la financiación y la metodología así como las prioridades durante ese período de tiempo. Gracias a la financiación a través de la tarifa eléctrica, fondos del Idae y de otros ministerios, se crea una línea de ayudas públicas sin precedente en nuestro país para mejorar el ahorro y la eficiencia energética. El Idae firma la transferencia de dichos fondos en 17 acuerdos con cada una de las Comunidades Autónomas, quienes aportan también fondos propios. En total, 729 millones de euros para la consecución de los objetivos del plan, el 10% del total. En cada Comunidad Autónoma, dichos fondos se gestionan de diferente manera a través de programas de subvenciones para todos los sectores recogidos en la E4, con convocatorias en distintas épocas del año. El nuevo Plan de Acción 2008-2012 de Ahorro y Eficiencia energética, aprobado por el Gobierno en el paquete de medidas urgentes de la Estrategia Española del Cambio Climático y Energía Limpia el pasado 23 de julio, cuenta con un presupuesto de 2.366 millones de euros.



Código Técnico de la Edificación.



Se trata de la segunda medida derivada de la transposición de la Directiva 2002/91/CE. Recogida en el R.D. 47/2007 del 19 de enero, es aplicable desde hace unos meses, pero sólo será de carácter obligatorio a partir de octubre de 2007. Dicha normativa pretende instaurar una metodología con el fin de calificar energéticamente un edificio. Dota a los edificios de nueva construcción o aquellos que acometan reformas de carácter significativo, de una etiqueta similar al a existente para electrodomésticos, clasificándolos con una letra de la A a la G según su eficiencia energética.

Dicha etiqueta deberá mostrarse en toda transacción de la que sea objeto la vivienda. Previo a la presentación del proyecto por parte de la dirección facultativa, ésta debe calificar energéticamente el proyecto a través de la metodología determinada. Dicha calificación es certificada, pero se referirá en esta etapa del proceso exclusivamente al proyecto elaborado. Tras ello se inicia la construcción del edificio. Durante la construcción del edificio se realizan cuantas inspecciones sean necesarias con el fin de comprobar y vigilar el cumplimiento de las medidas recogidas en el proyecto elaborado. Tras ello se inicia la construcción del edificio. Durante la construcción del edificio se realizan cuantas inspecciones sean necesarias con el fin de comprobar y vigilar el cumplimiento de las medidas recogidas en el proyecto. Una vez finalizado el edificio, la dirección facultativa debe expresar que dicho edificio se ha construido de acuerdo a lo especificado con el proyecto. Será la Comunidad Autónoma quien establezca el control externo que certificará que dicho edificio ha sido construido acorde con el proyecto y que, efectivamente, la calificación obtenida en el proyecto del edificio es la misma que la del edificio terminado. Si no fuera así, se establece un plazo de subsanación de las deficiencias detectadas. Esta certificación debe incorporarse al Libro del Edificio. Una vez que se ha obtenido el certificado energético del edificio construido, se obtiene la etiqueta energética. Dicha etiqueta energética tiene una validez de 10 años, período tras el cual deberá ser renovada.

En la actualidad, las distintas administraciones autonómicas están estudiando la necesidad de realizar un control externo de la certificación energética. En caso de que dicho control externo sea necesario, se está decidiendo quién será el encargado de realizarlo. Se barajan varias opciones según el caso: colegios de arquitectos, agencias de energía, consejerías respectivas, organismos de control acreditados (OCAs) entre otros. En los próximos meses se despejarán las dudas existentes a día de hoy sobre la aplicación práctica de la certificación energética.



Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios.



El nuevo RITE (R.D. 1027/2007) surge como revisión del RITE recogido en el R.D. 1218/2008, de 22 de noviembre. Se refiere a todo lo relativo a las instalaciones fijas de climatización (ventilación, calefacción y refrigeración) y de producción de agua caliente sanitaria, a los edificios de nueva construcción o a las reformas que afecten al proyecto inicial de la instalación. Esta parte queda recogida en el HE 2 "Rendimiento de las instalaciones térmicas" del Código Técnico de la Edificación. Posee diferentes exigencias técnicas de bienestar e higiene, de eficiencia energética y de seguridad como son el rendimiento energético, la distribución de calor y frío (aislamiento de conducciones), la regulación y control de las instalaciones (ajustes temporales y de uso), la contabilización de consumo (regulación por parte del usuario según consumos), la recuperación de energía (sub-sistemas para el ahorro, la recuperación y el aprovechamiento de energías residuales) y el uso de energía renovable (referidas al HE 4 del CTE).



Nueva norma española sobre Sistemas de Gestión de la Energía.



Desde el Ministerio de Industria, se ha instado en el último año al ente normalizador en España, Aenor a la creación de una norma que vele por la calidad en la gestión de la energía en una organización (pyme, administración pública, industria, etcétera. La norma creada posee similar naturaleza a otras normas como la ambiental ISO 4001 o la de calidad ISO 9001. Su finalidad es establecer un sistema de gestión de la energía empleada en dicha organización de forma sistemática; establecer, implementar, mantener y mejorar un sistema de gestión energética; incrementar el aprovechamiento de energías renovables o energías excedentes propias o de terceros; asegurar su conformidad con su política energética establecida; demostrar a otros esta conformidad; y buscar la certificación de sus sistema de gestión energética por una organización externa acreditada para dicho fin. Mediante este tipo de sistemas, se tiene conciencia de la cantidad de energía consumida en cada proceso de la instalación. Este es el primer paso para poder tomar acciones correctivas.

Además, este tipo de sistemas permiten la toma de conciencia de las medidas que conllevarían una reducción de las emisiones de CO2, no solo de las emitidas en la propia organización, sino de las indirectas procedentes de los consumos eléctricos (o al menos de las vías para su identificación). La norma se encuentra en proceso de tramitación y consulta y es posible que en el momento de publicación de este artículo se encuentre ya vigente.

Creara Consultores S.L. uno de los lideres en el campo del ahorro y la eficiencia energética en España, ha ejecutado el proyecto piloto de implementación de la norma Sistemas de Gestión energética en una empresa española. El sistema de gestión ha sido certificado con éxito por Aenor.



Fuente: Nuevas Tecnologías, nº 10

Versión para imprimir Enviar a un amigo
© masqueaire - Todos los derechos reservados - Ingeniería & Climatización Confort Clima, S.L. - CIF: B82140302
Turbina, 15 Pol. Ind. Santa Ana - 28522 Rivas Vaciamadrid (Madrid) - Tel.: 91 666 49 63 - Fax: 91 666 92 60 - info@masqueaire.com
inicio | masqueaire | canales | tienda masqueaire | guía de compra | extranet | contacto
Krama, Diseño web - Madrid, España  Diseño web por Krama, Madrid (España)